El verano para algunos, es sinónimo de pelo encrespado, ya sea por la piscina o la playa. La humedad es uno de los peores enemigos para el pelo seco, ya que actúa como una esponja.

El cabello poroso intenta absorber la mayor cantidad de agua posible para rehidratarse. Es un inconveniente que sobre todo se da en lugares con climas húmedos. También es un problema relacionado con la salud de nuestro cabello puesto que refleja un déficit de hidratación y lubricación desde la raíz, parte encargada de nutrirlo adecuadamente.

Las fibras capilares están compuestas por capas externas que se ven dañadas por el uso de cosméticos, secadores y planchas. Todo esto hace que la queratina que recubre el pelo de forma natural se debilite, dando lugar a puntas abiertas y que el cabello parezca áspero, opaco y difícil de domar.

Remedios para evitar el pelo encrespado

  • Aceite de argán y almendras: Uno de los problemas del pelo encrespado es la falta de aceites que lo hidraten y lubriquen desde la raíz hasta las puntas. Por ello estos aceites, por su alto contenido en vitamina E, aportan una hidratación profunda. Además repara los daños causados por el calor de planchas y secadores. Basta con aplicar unas gotas sobre el cabello húmedo de medios a puntas, sin necesidad de aclarar con agua.
  • Vinagre de manzana: Este remedio es uno de los más eficaces contra el efecto frizz del cabello. Ayuda a cerrar la fibra capilar sellando cada una de sus capas, consiguiendo un alisado duradero y brillante. Puedes aplicarlo directamente sobre el pelo lavado y peinarlo con un cepillo. Después aplica tu acondicionador habitual y aclara con agua fría.
  • Miel: La miel es uno de los mejores humectantes naturales que existen. Hidrata nuestro cabello en profundidad al retener las moléculas de agua en él creando una capa protectora. Disuelve una cucharada grande de miel pura de abeja en un litro de agua y utilízalo como enjuague después del lavado. Aportará brillo a tu pelo.
  • Plátano y aguacate: Tritura un plátano y un aguacate hasta tener una mezcla uniforme, una mascarilla. Aplícala sobre el cabello húmedo y deja que actúe unos 20 minutos. Después lávate el pelo con un champú suave y rico en aceites naturales, como el de argán o almendras. Los minerales y propiedades antioxidantes del plátano son fundamentales para la reparación del cabello y los ácidos grasos presentes en el aguacate le aportarán brillo, nutrición y suavidad.
  • Huevo y aceite de oliva: Es un excelente remedio contra el encrespamiento al combinar las propiedades emolientes e hidratantes del aceite oliva con los aminoácidos naturales y proteínas presentes en el huevo. Ayuda a las células a construir y reparar tejidos. Mezcla tres cucharadas de aceite con un huevo entero y emulsiona hasta crear una textura uniforme. Aplícala a modo de mascarilla sobre el cabello húmedo y déjala actuar durante 30 minutos. Aclara con abundante agua y lava el pelo con un champú rico en aceites.

Además de estos remedios y mascarillas de elementos naturales, debes evitar cepillarte el pelo enérgicamente, cuando lo hagas que sea con cepillos de cerdas naturales. Sanéalo con frecuencia, lávalo con agua fría, evita el calor excesivo y no lo frotes con mucha fuerza al secarlo con la toalla. Si sigues estos consejos podrás evitar el encrespamiento de tu pelo y lucir un cabello brillante e hidratado.