Aunque en texturas todos lo champú pueden parecer iguales, cada uno está formulado para potenciar las cualidades positivas del cabello. Así es el tipo de champú que debes usar según tu tipo de pelo:

  • Pelo rizado: Lo que debemos buscar para este pelo es que el champú ante todo  sea hidratante, para evitar el encrespamiento. Y luego buscar dar mayor o menos volumen. Si el champú se queda corto podemos nutrir con aceites especiales y formulados para ello.
  • Liso sin volumen: Sí a producto que aumenten el cuerpo del pelo para dar volumen y no, a acondicionadores que harán que el pelo se apelmace y pierdan volumen.
  • Liso y graso: Lo primero que se debe controlar es la producción de sebo del cuero cabelludo, y en el caso de lavarlo todos los días alternar con uno de cabello normal al menos tres veces en la semana. En cuanto a la temperatura del agua,  mejor fría que caliente para conseguir brillo.
  • Seco o teñido: Hidratación, nutrientes y vitaminas son fundamentales, por ello hay que usar también acondicionador y realizar tratamientos específicos. En los cabellos teñidos  sobre todo  par ael verano, es preferible que  lleve protector solar para protegerlo de los rayos UV/UVA.

Recuerda que los beneficios se verán si la inversión la haces en productos  profesionales y de calidad. Acude a centros especializados como en nuestras peluquerías en Madrid y déjate aconsejar en las mejores marcas por quienes los usan a diario.